Provinciales

Piden mantener la IFE a los trabajadores temporarios

La nueva temporada productiva está por comenzar y las provincias buscan garantizar la cosecha. Es por ello que varios distritos pidieron al Gobierno nacional mantener el beneficio del IFE para los trabajadores temporarios, o comúnmente denominados «golondrinas».

Pero las provincias también tienen otro desafío: el sanitario. En consecuencia se deben redoblar los esfuerzos y afinar los protocolos para evitar los contagios por Covid, en una actividad económica esencial que implica movimiento de personas y mercadería.

El ministro de Producción y Agroindustria de Río Negro, Carlos Banacloy, indicó: “le pedimos al Gobierno nacional un pasaporte que habilite a los trabajadores a ser dados de alta sin que pierdan el IFE”. El funcionario -en diálogo con Ámbito Financiero- añadió que en noviembre requerirán 7.000 personas para la cereza, cifra que se multiplica por cuatro para la temporada de manzanas y peras.

“Hay que buscar una alternativa, porque son personas que por un mes de trabajo pueden perder todos los beneficios. Se tienen que ir incorporando con algún esquema progresivo, con un aporte de Nación”, dijo Banacloy, quien aclaró que se trata de trabajadores “permanentes y continuos” que tienen regularidad y forman parte de las nóminas de personal de las empresas desde hace años.

Días atrás, los diputados nacionales por Mendoza de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto para habilitar la llegada de trabajadores temporarios al distrito gestionado por el radical Rodolfo Suarez. En el texto se solicita que se extiendan permisos de traslado interprovincial de peones temporarios para levantar la cosecha, bajo los protocolos pertinentes y los correspondientes controles sanitarios en origen y destino. En quince días comienza en Mendoza la cosecha de hortalizas y ajo, que seguirá en noviembre con los frutales para pasar en diciembre con la vid. Según la Federación Económica de Mendoza, se necesitarán entre 12 y 15 mil cosechadores este año.

Desde la provincia cuyana mencionaron a este medio que hicieron el mismo pedido a la Casa Rosada. “En cuanto los emplean, les quitan el IFE, y después les cuesta que les restituyan el subsidio. Pedimos que no los den de baja o bien un mecanismo de restitución rápida”, comentaron a este diario desde despachos mendocinos. Y aclararon que trabajan en un “Plan B” para utilizar sólo mano de obra local.

También las empresas realizan sus propias gestiones. De hecho, el Comité Argentino de Arándanos hizo una petición al ministerio de Trabajo de Claudio Moroni, pero la respuesta no fue favorable. Los golondrina “no estarían comprendidos en el ámbito de aplicación del IFE, en tanto no son trabajadores desocupados, ni informales, porque tienen un vínculo en relación de dependencia vigente”, fue la respuesta enviada por Trabajo a los arandaneros, y a la que accedió Ámbito. Aunque el texto deja abierta una posibilidad por “estar analizando esta especial situación”.

Las precauciones provinciales, asimismo, apuntan a que los trabajadores lleguen a destino. “Ya no hay límites entre provincias, parece que ahora son fronteras”, señalaron con ironía desde un distrito ante los estrictos controles aplicados por gobernadores. En ese marco, el ministro Banacloy sostuvo que en Río Negro tienen un experiencia exitosa de inicios de la pandemia. “Sacamos más de 15.000 trabajadores. Hay una articulación entre Salud, Transporte y Trabajo. Y ahora también avanzamos con municipios, con Nación y con Neuquén, por las particularidades regionales de nuestras cosechas”, indicó el rionegrino.

Show More

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *