Uncategorized

El nuevo héroe neuquino: Juan Cruz Benvenuti

“Es impresionante lo que significa ganar una carrera de TC en todo sentido. En prestigio pero también en repercusión. No doy abasto. Además de los compromisos con los programas tradicionales, el teléfono suena continuamente y trato de cumplir con todos». Juan Cruz Benvenuti (23 años) acaba de salir de una entrevista con el reconocido Campeones y atiende el llamado de LM Neuquén a la hora pactada. El domingo sumó en Centenario su segundo triunfo en la máxima categoría del automovilismo nacional, que lo muestra como una de las mejores apariciones, y este lunes ya anda a las corridas, justamente, por Buenos Aires. Todos conocen su costado deportivo pero no muchos su historia y por allí apunta la charla.

¿Marplatense ó neuquino?

De entrada aclara que a pesar de que lo que dice «mi partida de nacimiento» se considera cien por ciento neuquino y angosturense. Y lo fundamenta. «En el año ’94 mi familia, padres y abuelos decidieron irse a vivir a La Angostura y en plena mudanza nací yo en Mardel. Pero al mes ya estaba en la Villa, apenas a mi mamá le dieron el alta. Me crié ahí, me eduqué ahí. Me siento neuquino, mi corazón está allí. En Mar del Plata no tengo más que algún familiar», explica «el chico del momento» en el deporte regional.

Infancia e historia familiar

Papá Luis y mamá Daniela le vieron en aquel entonces la veta al turismo que mueve la bella ciudad cordillerana y construyeron unas cabañas para alquilar con la idea de que al pequeño Juan Cruz no le faltara nada. En paralelo, ella empezó a dar clases de contabilidad y jamás abandonó la docencia. Ejerce aún hoy en el CPEM 17, el colegio secundario al que años después asistiría el «héroe de Centenario» 2020.

Aún no había llegado a este mundo Camila, la única hermana del hoy promisorio piloto. «Ves, ella tampoco nació en La Angostura sino en Bariloche, pero ya vivíamos en la región y somos angosturenses. Por allí viene la confusión», precisa por si hiciera falta.

«Vivíamos del turismo. Luego mi papá regresó al rubro de la construcción y mis abuelos maternos, que viajaron con nosotros, se dedicaron al campo y el ganado y se fueron a La Pampa. Mi abuela paterna sí vive en Mar del Plata y a mi abuelo paterno no llegué a conocerlo», revela detalles de su pasado e historia familiar quien conduce con talento a ese imparable Torino rojo.

¿Por qué se volcó al automovilismo? «En mi familia siempre fueron fierreros, iban a las carreras. Mi papá hace muchísimo tiempo corría en unos Fiat 600 en La Angostura y también iba a Chile que lo tenemos cerca. Luego en motos, en Enduro. Yo a los 5 años, por lo que me cuenta mi viejo, le pedí un karting. Y él se ocupó de que pueda continuar con mi pasión y a los 8 me hizo debutar oficialmente en una categoría que se disputaba en Neuquén y en El Bolsón. A partir de allí no paré más así que hace 15 años que compito de manera activa», cuenta el campeón del TC Pista 2018.

Buen cocinero y estudiante

Hace cinco años Benvenuti se radicó en Buenos Aires. Y fue originalmente el estudio lo que lo llevó a la gran ciudad. «Me vine a estudiar administración de empresas. Tengo un año entero aprobado y un par de materias del segundo. Por el momento no estoy cursando por el profesionalismo que requieren las carreras pero me encantaría poder retomar», admite la joyita.

Sigue radicado en la Capital Federal por compromisos profesionales y «vivo con mi hermana Camila, que se vino a estudiar Ingeniería Industrial en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, es muy inteligente», la elogia.

En el departamento se reparten tareas y una de las quehaceres domésticos que le agrada es cocinar. «Me gusta innovar, inventar así que hago de todo. Salen cosas buenas», tira con una sonrisa e invita a probar en un futuro cercano alguno de sus manjares.

¿Camilo o Manu?

Hasta su fulgurante irrupción, las dos referencias regionales en la Máxima eran el neuquino Camilo Echevarría y el cipoleño Manu Urcera, quienes supieron protagonizar una atractiva rivalidad deportiva. Juan Cruz opina de ellos y de la relación que posee con ambos. «Con los dos me llevo bien, pero con Manu hay una amistad. El y su familia, sobre todo su papá Claudio, siempre me ayudaron desde su lugar, de donde podían… Con Camilo tenían una linda rivalidad, en especial para el público y ojalá se pueda repetir porque se genera gran espectáculo», reivindica el duelo.

A propósito de clásicos tuercas, destaca a Matías Rossi y Agustín Canapino, hoy adversarios suyos en la pista, como dos referentes e ídolos nacionales. «Con Matías tengo una amistad y con Agustín una relación cercana, de muchísima confianza». Y del plano internacional escoge a «Schumacher y a Hamilton».

Soltero y sin apuro

Una de las figuras del Laboritto Jrs también se refiere a su estado sentimiental. «Ahora estoy soltero si bien anduve de novio mucho tiempo con una chica de La Angostura a la que aprecio mucho», confiesa JC, que no deja tema sin tocar.

¿De River ó de Boca?

Es más simpatizante que hincha de River. Poco futbolero, no lo afecta la reciente conquista de Boca, tan celebrada por otros pilotos en la carrera del fin de semana en esta provincia. «El otro deporte que me gusta es el tenis, cuando tengo tiempo trato de jugar».

Sus sueños

Por último, quien cuando regresa a su querida La Angostura aprovecha para hacer de todo («caminatas, ir de pesca, al lago etc») comparte sus grandes anhelos deportivos. «Salir campeón del TC está en mis planes, es uno de mis mayores sueños, pero aún no me imagino lo que sería… Hay que trabajar para ir paso a paso. Trabajamos para llegar a esas instancias y festejar. Cuando suceda tendré noción de lo que se siente, pero claro que mi meta es seguir ganando carreras y llegar algún día a ser campeón».

Show More

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *