Deportivas

«El árbitro le dijo a los jugadores que además de jugar bien había que tener plata»

Tras los incidentes de esta madrugada, cuando los jugadores del Deportivo Roca fueron reprimidos al intentar increpar al árbitro del encuentro que el «Naranja» empató 1 a 1 con Ferro de General Pico, Jorge Escaris -expresidente del club- habló y dijo que se generaron muchas sospechas por la forma en la que desempeñó su tarea Jhonatan Correa, el referí oriundo de Córdoba.

«Todos nos sentimos bombeados. Los jugadores fueron a pedir explicaciones al árbitro por lo que dijo y por su desempeño», sostuvo el dirigente quien confirmó que todo se desencadenó pasada la medianoche, cuando ya la parcialidad y la hinchada habían abandonado el estadio.

Escaris dijo que fueron atando cabos. Es que por la tarde se había comunicado con el presidente de Madryn quien ya le había advertido que algo sospechoso podía suceder teniendo en cuenta que los clubes de Salta dependían del resultado de Deportivo Roca para salvarse del descenso. «Y después el árbitro le decía a los propios jugadores que además de jugar bien, había que tener plata. Algo totalmente increíble», sostuvo el dirigente en diálogo con este medio.

Aseveró que Deportivo Roca «no le pone plata a nadie». «No la tenemos, y si hay que ponerla yo me retiro de esta actividad porque las cosas no deben funcionar así», reveló.

Pero el dato que más llamó la atención es que Correa les habría exigido cobrar sus honorarios y los viáticos en el entretiempo. «Por lo general se paga al final del partido y esta vez quiso cobrarlo cuando terminaron los primeros 45 minutos», comentó Escaris, quien explicó que el desempeño de Correa en el segundo tiempo fue «lamentable, horrible».

El triste final

Cuando ya el estadio estaba totalmente vacío, y lejos de los gritos de la hinchada, sobrevinieron los incidentes entre los jugadores del Naranja y la policía.

Por un lado, varios de los deportistas intentaban llegar al árbitro para reprocharle su desempeño, especialmente en el segundo tiempo.

«Podríamos decir que el primer tiempo fue de 8 puntos su desempeño pero en el segundo fue de 3. Nos cobró todo en contra», aseguró Escaris, tras la violenta madrugada que terminó con cuatro jugadores del Depo siendo asistidos en el Sanatorio Juan XXIII por golpes y consecuencias del gas pimienta. Otro policía tuvo que ser derivado a la Clínica Roca y todavía no trascendió cuál era su estado.

«Ahora tenemos que prepararnos para ir a Neuquén el domingo y tratar de que se den las cosas», se lamentó el dirigente. Fuente :TodoRoca

Show More

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *