Deportivas

Atlético de Madrid – Valencia, por La Liga Santander

Imparables. Así están el Atlético de Madrid de Simeone y Luis Suárez, su goleador, en esta Liga de España, que empieza a teñirse de rojo y blanco aunque todavía le queden muchas fechas por delante. Es que el triunfo ante 3 a 1 sobre Valencia marcó la sexta victoria consecutiva, para sostener los siete puntos de distancia sobre Real Madrid y con un partido menos por jugar.

En su cumpleaños 34, Suárez celebró como mejor le sale: con un gol. El número 12 en la Liga, para alcanzar en lo más alto de la carrera al Pichichi (premio al goleador del campeonato) a En-Nesyri, del Sevilla.

También como para que en Madrid festejen de tener un definidor de su categoría y también para que todo Barcelona se siga replanteando porqué lo dejó irse gratis, a un equipo competidor y que ahora lo disfruta para avanzar rumbo a una vuelta olímpica en la que no parece tener rivales capaces de cortar con su ritmo.

La conquista en el Wanda Metropolitano tuvo además una connotación más relevante. Porque sirvió para dar vuelta un partido que otra vez el Atlético (como ante Eibar la fecha pasada) lo había comenzado complicado, en desventaja y sin lucir su mejor versión.

La primera parte fue pareja, por momentos de ida y vuelta pero con una tendencia clara: Valencia intentó empujar al Atlético lo más cerca de su arco posible. Y los de Simeone, expertos en esperar ventajas defensivas del rival, se agazapó aguardando su chance.

Ya habían avisado en los primeros minutos del partido que se trataría de una buena primera etapa con un cabezazo de Josema Giménez que tapó el arquero de la visita y con un zurdazo de Vallejo que contuvo Oblak.

Pero nadie esperó que el serbio Racic, a los 10 minutos, metiera un zurdazo impresionante, impactante, que se colgó en el ángulo del arco del Aleti. Inatajable para un arquero que en los últimos siete partidos como local había mantenido la valla invicta en seis.

Esa ventaja sorprendió a los de Simeone, pero que incluso en ese escenario siempre se apegó a un libreto por demás estudiado. Y desde su vía preferida, la pelota detenida, encontró un empate por el que poco había invertido hasta ese momento.

El tanto de Joao Félix equilibró todo. En el resultado pero también en el juego, porque tras el 1 a 1 Atlético se paró unos metros más adelante, aunque sin elaborar situaciones para sus puntas, esos que parecen aceptar las reglas del juego de la temporada: los abastecerán a cuentagotas y deberán aprovechar esas oportunidades.

Angel Correa, autor del tercer grito del equipo de Diego Simeone. Foto Reuters

Angel Correa, autor del tercer grito del equipo de Diego Simeone. Foto Reuters

En la segunda etapa, el líder se hizo cargo de sus ambiciones. Y mostró otro tipo de argumentos para reducir a Valencia. El gol de Suárez después de una buena combinación con Joao Félix fue una consecuencia de otra movilidad del equipo del Cholo, capaz en el segundo tiempo de poner cinco hombres en el área rival.

Y desde entonces el partido se jugó como mejor le cae al conjunto de Madrid, con espacio para lastimar y exprimiendo cada situación propiciada mucho más desde el error rival que por la construcción propia.

Ya con Valencia atrapado en el laberinto rojiblanco, Simeone también celebró el gol de Angel Correa, un futbolista al que esta temporada le viene dando muchos más minutos y por quien apuesta para refrescar al ataque cuando Joao Félix no termina de explotar.

El ex San Lorenzo ingresó, se mostró inquieto en la ofensiva y liquidó el juego con un tanto que llevó calma al banco del Cholo, que le dio otros tres puntos al líder y que ratificó que el Atlético parece tener un camino que va directo al título.

Show More

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *